Con “Cóctel de pastillas” finaliza el Ciclo de Teatro “Tres de acá”

Spread the love

El domingo 23 de septiembre, a las 21:15 hs., en Pueblo Viejo (Alem 230. Concordia), la obra de teatro del oprimido “Cóctel de pastillas” de “El Furgón” cerrará el ciclo Ciclo de Teatro “Tres de acá”.

Anteriormente se presentaron “La Puerta Secreta” de “La Puerta Teatro”, y “El pequeño hombrecito y el aviador” de “El Histrión”, en esta nueva edición del Ciclo “Tres de acá” integrada por teatro de grupo hecho 100% en Concordia.

El precio de la entrada es de $150.- Se pueden adquirir entradas anticipadas en La Púa (Paseo Real. Local 12), y con descuento para estudiantes, jubilados y artistas de artes escénicas a $100.-

Cóctel de Pastillas” – “El Furgón”

Esta propuesta teatral es una creación colectiva de historias vividas por los propios integrantes del elenco, en cuanto a situaciones de violencia institucional y psiquiátrica. La dinámica propone una experiencia de Teatro Foro, cuya técnica es emblemática del Teatro del Oprimido de Augusto Boal, quien proponía este tipo de teatro como una herramienta importante para el cambio social y en la que se envuelve al espectador haciéndolo partícipe de una acción dramática en cuanto a la relación oprimido-opresor. Luego del espectáculo se abrirá el debate intentando reflexionar y buscando diferentes alternativas a la situación de opresión actuada.

El nombre del espectáculo surge de un texto publicado en el libro “Cinco años. Revuelo en el Altillo”. Se intenta cuestionar la mirada de la psiquiatría como discurso todopoderoso en la salud mental, con la convicción de que la medicación es fundamental en un tratamiento , pero no así lo único, ya que existen también otros tipos de terapias o alternativas que refuerzan toda cura. La obra propone otro tipo de pastillas, esas pastillas son las letras, la música, el teatro, el arte en este caso.

Esta propuesta escénica nace a partir de un Taller de Teatro con Abordaje Terapéutico, bajo la dirección de Natalia Palacio, con el objetivo de transformar el dolor en un acto de creación artística y utilizar el humor como herramienta liberadora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *